Si le están solicitando las contraseñas de sus cuentas corrientes por email ¡¡mucho cuidado!!, puede ser víctima de una estafa por Phishing.

Nuestro dinero puede sufrir un atraco, físicamente, o a través de Internet

En la actualidad, es más frecuente gestionar toda la operativa bancaria por la sede electrónica, y que sean más habituales las comunicaciones y trámites con nuestro banco por medios telemáticos, envío de mensajes por SMS, publicidad vía e-mail, aplicaciones de gestión por terminal móvil.

Ahora bien, las nuevas tecnologías, además de traernos comodidad, facilidad y rapidez, traen consigo, nuevas formas de fraude, con las que tenemos que ser muy precavidos, pues en la vorágine de la red de internet, toda cautela es poca.

Así que, ya tenemos la cara y la cruz de la misma moneda.

En este punto, hablaremos sobre una nueva modalidad de estafa, que se viene denominando “phishing”, método que consiste en obtener información de acceso, como contraseñas, de nuestros depósitos bancarios.

PHISHING”, MÉTODO QUE CONSISTE EN OBTENER INFORMACIÓN DE ACCESO DE NUESTROS DEPÓSITOS BANCARIOS

El ciberdelincuente envía un e-mail, desde una dirección con apariencia identificativa del banco, diciendo que la cuenta ha sido bloqueada, temporalmente, por razones de seguridad, o cualquier otra excusa al uso, solicitando las claves para resolver la incidencia, por lo que, una vez, que se facilitan, éste ya puede acceder a las cuentas y disponer de los fondos. 

La estafa se configura en el artículo 248 del Código Penal, que ha tenido que ir adaptándose, desde su redacción original, para perseguir las nuevas modalidades de estafa informática, como la que se lleva a cabo por este método de phishing, y evitar que los estafadores queden impunes, sin recibir su merecido castigo.

El ciberdelincuente busca nuevas formas de acceder a su riqueza.

Pues en la evolución de dicho artículo, se viene configurando una modalidad de estafa informática, donde el engaño, no es ya un elemento básico e imprescindible, esto es, se da relevancia a la manipulación informática o artificio semejante, pues “son éstos los que han de ser idóneos para conseguir esa transferencia inconsentida de un activo patrimonial, que integra el acto de disposición que provoca el enriquecimiento que el autor persigue (STS 845/2014, de 2 de diciembre de 2014)”.

EN LA NUEVA ESTAFA INFORMÁTICA LO RELEVANTE ES LA MANIPULACIÓN INFORMÁTICA O ARTIFICIO SEMEJANTE

Con todo lo dicho, en las webs de los bancos, dispensan una batería de consejos sobre seguridad ante estas amenazas, para tener a buen recaudo nuestros depósitos, por tanto, como principio básico, no se deben facilitar nunca nuestras contraseñas de acceso, pues hay que tener presente que el banco, nunca, nos solicitará que facilitemos nuestras contraseñas de acceso por email, por enlace o link.

NUNCA SE DEBEN FACILITAR NUESTRAS CLAVES DE ACCESO  POR EMAIL

Jose Luis Sevilla Diaz, Abogado de Ciberlawyer.

Etiquetas:
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ultimos artículos

¡Pide tu cita!

Para resolver tus problemas legales, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Estoy a un solo clic de distancia esperando a ayudarte a navegar este complejo mundo legal de la era digital.

Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola, ¿En qué puedo ayudarte?
Ir al contenido